lunes, 7 de abril de 2008

LA LIBERTAD ALUMBRANDO BUENOS AIRES





para D. Lapidus

No sólo en la hora de la quema
salen las sombras a la calle.
No sólo en la hora del cansancio
se arrastran las suelas.
El horizonte sonríe desdentado,
mostrando una caries
por la cual
entra el aire.
Un poco de pasto se abre paso
quebrando la vereda.
El ombú de nudos centenarios
marca las horas despacio.
Acaso sea la violencia real
la que convierta el carbón en geoda.
Pero será sólo cuestión de tiempo
que la Libertad
deje de ser roja
en Barrancas de Belgrano.

(Buenos Aires, invierno austral de 2002)

Disqus for Si por casualidad, un día

Últimas entradas

Entradas populares

Etiquetas