domingo, 17 de abril de 2011

"¿Hay que ser comunista para leer a Karl Marx?" Charles Chaplin

Charles Chaplin en una escena de A king in New York (1957) junto con su hijo Michael. Fue rodada en Londres como protesta a la caza de brujas anticomunista del Macarthismo, persecución que llegó a pisarle los talones al propio Chaplin.
No simpatizo con el comunismo, como tampoco lo hago con los que persiguen a los demás por tener ideas políticas diferentes. Pero hay que escuchar este desternillante diálogo, que no tiene nada comunista. Es una defensa cerrada de la libertad individual. En definitiva, cada uno tiene derecho a equivocarse a su manera en sus ideas políticas, y no debe imponerlas por la fuerza a nadie, primer principio de libertarismo: el principio de no agresión.
 Chaplin era un verdadero artista y un visionario. Charlot siempre fue un antihéroe de los tiempos modernos, un individuo siempre vapuleado por la masa irracional, la mecanización o por el poder arbitrario. Por eso, no hay que ser comunista para ser admirador de las películas de Charles Chaplin.

Disqus for Si por casualidad, un día

Últimas entradas

Entradas populares

Etiquetas