lunes, 27 de abril de 2009

Margarita Nelken y la concejal de Cultura

Margarita Nelken y la concejal de Cultura ( El Periódico Extremadura - 25/04/2009 )

Quisiera expresar mi consternación, vergüenza ajena y tristeza por la falta de tacto e incomprensible decisión de la señora concejal de Cultura del Ayuntamiento de Badajoz, Consuelo Rodríguez Píriz. Me parece una estupenda idea que se quiera dedicar una calle a Antonio Ayuso Casco, pero para ello no hace falta sustituir de modo arbitrario el nombre de la calle dedicada a la que fuera diputada socialista por Badajoz Margarita Nelken (Madrid, 1896 - México, 1968). Por si no lo sabe la señora concejal, Nelken fue una de las representantes del incipiente movimiento feminista en España durante la década de 1930. Conocida por su decidida actuación política durante el periodo democrático y constitucional de los años treinta y la guerra que acabó con éste --fue la única mujer diputado presente en la última reunión de las Cortes republicanas en suelo español--, Margarita Nelken, además, destacó como crítica de arte, periodista y escritora desde temprana edad y hasta su muerte en su exilio de México. El hecho de que se retire la calle con su nombre se me muestra cuádruplemente incomprensible en alguien que es profesional de la política, responsable de cultura del municipio, extremeña y mujer. La concejal Rodríguez Píriz demuestra con su actuación ser una persona que no está capacitada para ejercer en su puesto, dado que no conoce o no sabe valorar los ejemplos democráticos que son inmediatos antecendentes históricos a su puesto en la región y que forman parte del patrimonio cultural extremeño. Por desgracia para ella, con su actuación realmente está creando las causas para que ninguna mujer de la generación de sus hijas o sobrinas pueda llegar a un puesto de responsabilidad política semejante al que ella ostenta o de superior responsabilidad. Lo triste de este inútil y ridículo revanchismo provinciano es que no sólo es ajeno a la llamada Ley de Memoria Histórica y al espíritu y letra de la Ley de Igualdad entre hombres y mujeres. Lo que es peor, es también ajeno a toda la tradición democrática española desde las Cortes de Cádiz de 1812 hasta hoy, pasando tanto por las experiencias democráticas republicanas como por las dos restauraciones monárquicas constitucionales. Una vez más el Partido Popular vuelve a retratarse como el partido heredero del franquismo sociológico, esclavo de sus fantasmas autoritarios y que no ha terminado de asumir los modos y los fondos del normal funcionamiento democrático del país. Por favor, no ya por respeto a sus oponentes políticos, sino por ustedes mismos, reconsideren el cambio de nombre de la calle. Badajoz y España se merece un partido conservador que sea capaz de convivir en democracia y reconocerse con normalidad en la tradición liberal y democrática de su gente y su historia.

Manuel Pulido Mendoza **

Correo electrónico

Disqus for Si por casualidad, un día

Últimas entradas

Entradas populares

Etiquetas