jueves, 3 de septiembre de 2015

El niño sirio ahogado y la supuesta culpa de Europa.


Vuelvo a ver la foto del niño sirio ahogado, compartida por enésima vez en mi timeline por varios de mis contactos. Cada vez que lo veo se me revuelve el estómago y se me hace un nudo en la garganta. Soy padre de un niño así y solo pensar que podría ser el mío, me pone los pelos de punta y me encoge el corazón.



Pero pasado este punto, hay algo que me repugna casi tanto como el crimen y la obscenidad de la foto: y es culpar a Europa o a los europeos de la tragedia de los refugiados sirios.
Perdón, pero nosotros no tenemos la culpa de los crímenes cometidos por otros. La población civil europea está sufragando con sus impuestos los campos de refugiados y las políticas de acogida de los que se puede. Más que nadie en el mundo. Muy especialmente los alemanes. Si alguien está haciendo mínimamente algo por esa pobre gente somos los europeos.

No son rutas migratorias, son rutas de evacuación de desplazados por violencia política y guerra. Se convierte en un hecho masivo y coyuntural.

Europa no está cerrada a la emigración. Cualquiera que pasee por nuestras capitales principales, y aún en las de las provincias, podrá ver que somos un continente abierto a la emigración más diversa -magrebíes, subsaharianos, latinoamericanos de todos los países, árabes, pakistaníes y bangladeshíes, chinos, personas del este de Europa, etc.-, más que muchos otros. Pero todo requiere, como en cualquier país funcional, un proceso, un orden, una previsión y un ritmo de asimilación de los migrantes para evitar los guettos y la marginación, entre otros problemas de convivencia que surgen cuando tienes una masa de personas desarraigadas viviendo en tu sociedad.

Ya está bien de echar la culpa al europeo o sus países de los errores y crímenes de otros. No es cierto que tengamos culpa de lo que le pase a los sirios, no es cierto que cerremos las fronteras.

En cuanto al (post)colonialismo, la mayoría o la mitad del territorio de la Península Ibérica fue una colonia musulmana durante siete siglos y no culpamos a los iraquíes de Bagdad de ninguno de nuestros problemas. Hace rato que estos países son independientes y responsables de sus destinos, igual que lo somos los españoles.

Los europeos no tenemos culpa de los crímenes de su dictador, ni de la violencia de los grupos islamistas radicales, ni de los intereses geopolíticos y económicos de potencias como son Rusia o los Estados Unidos /OTAN.

Los muertos llegan a nuestras costas, pero nosotros no hacemos la guerra ni empujamos a masas de personas desesperadas a echarse al mar.

Ya está bien.


El niño sirio ahogado y la supuesta culpa de Europa.Vuelvo a ver la foto del niño sirio ahogado, compartida por ené...
Posted by Manuel Pulido Mendoza on Miércoles, 2 de septiembre de 2015

Disqus for Si por casualidad, un día

Últimas entradas

Entradas populares

Etiquetas