domingo, 12 de mayo de 2013

Sobre las ideologías y la libertad.

A mí me dan igual los colores o las ideologías de cada uno. Allá cada uno. Todos tenemos derecho a equivocarnos a nuestra manera.

 Lo único que pido es que se respete mi libertad. Si uno quiere ser comunista o socialista y socializar o mancomunar sus propiedades privadas y el fruto de su trabajo, me parece magnífico. Personalmente lo considero un error económico, pero también hay gente que le gusta el sadomasoquismo y lo respeto, siempre que sea libremente consentido entre adultos con plenas facultades de decisión.

 Ahora si el socialismo se va a construir a la fuerza, sustrayéndome a a mí, contra mi voluntad, mi propiedad privada legítima, pues creo que es moralmente legítimo resistirse al robo por todos los medios posibles.

 Igual el sindicalismo. Me parece legítimo que exista como me parece legítima cualquier asociación libre por la defensa de unos intereses comunes, los que sean, X. Lo que me parece una ofensa es que estas asociaciones, llámense sindicatos, patronales, iglesias u ONGs, se financien con mi dinero, confiscado por la violencia y contra mi voluntad. Eso es inmoral. Sé lo que quieras, me da igual. Pero no me pidas que te lo pague si no estoy de acuerdo.

Disqus for Si por casualidad, un día

Últimas entradas

Entradas populares

Etiquetas